Chanfana

 

 

Bueno, como hace la hostia que no escribo nada sobre cocina, porque un día por dimes y el otro por diretes, resultaba en que muchas casualidades  se tenían que dar para que hubiera un trabajo previo que desembocara en una causalidad como la que con un poco de suerte se va a producir aquí hoy . Sin embargo me embargo con la sensación de que hoy sí, hoy abordaré con el cuchillo entre los dientes  aquella entrada que comencé ya hace dos años, y de la que apenas conseguí pasar del titulo, ya que solo pronunciar esas tres sílabas era… percutirme el gusanillo de tal manera que tenía que pasar el día saqueando mi propia nevera como un cosaco de Kubán. Eso en  cuanto a los pitos se refiere, porque luego en cuanto a las flautas…. eran la modorra que me entraba solo de ver a Baco y a Morfeo discutir por quién de los dos  me abrazaba mejor.

El título lo podéis comtemplar igual hoy, como si no hubiera pasado el tiempo. Nombre que no pienso rimbombar para que parezca francés, ni apellidar para que parezca vasco, porque son tres sílabas . Tres sílabas que ahora no temo pronunciar porque me he puesto como el quico previamente. Las tres sílabas en ocho letras de CHAN-FA-NA. No, chanfana no, hay que pronunicar así…shanfana…porque se trata de una joya culinaria, y arqueológica, diría,  de nuestro país hermano que…..no, joder, ni Francia ni Andorra, estamos refiriéndonos a Portugal. Ay ay ay, no  contaba con el cómo Portugal me percute el  corazón, y me está entrando una saudade….Voy a cantar “Olhos Fatais” de Alfredo Marceneiro siete u ocho veces y continuamos.

Voy a dejar claro antes que me gusta la cocina española, que la considero, sin exagerar, tan buena como la mejor. Exagerando un poco diría que no tiene parangón excepto si la comparamos en otro ámbito con el inmenso orgullo de ser español, ya, pero lo que más me gusta de España es eso, el que somos tan sobraos y altivos, y porqué no decirlo, capullos…..que al tomar tierra lusa, sin complejos, he podido disfrutar a dos carrillos de la cocina portuguesa y del carácter sobrio,  humilde y extremadamente amable  de sus gentes.

Esto se entiende mejor si pongo un ejemplo, a ver….Si en el siglo de oro el paradigma de bocón, borracho y mamarracho, porfiador y bocarte era el estudiante de Salamanca, hoy en día  eso ya no es así, y ese lugar pasó a ser ocupado, entre otros,  por el síndico. Sí, ese mamífero liberado de trabajar, más vago que la porra de un mosso de esquadra y que se suele reunir ante un lechazo de Aranda con sus camaradas, mientras desmiembran a otro mamífero, como manada de licaones.  Y que acostumbran a tener este tipo de conversaciones en la mesa, porque ellos lo llaman así, mesas, mesas de diálogo, diálogos como este…..

–.”Pues ya te digo yo que este bicho, lechal, lechal, no era, …-.” ……–¿cómo que no?, este la única hierba que ha probado es algún porro que se haya fumado a escondidas, pero lo que es pacer hierba? ….ya te digo yo que no, que lo he tenido a biberones, bueno, yo no, mi mujer”. ….

Vale, estoy seguro que con esta imagen ya se entiende, aunque no quiero dejar pasar este momento sin pedirle a San Martín, que joder, que llegue de una puta vez, que se le están acumulando las pìaras.  (Sé que va a tardar, porque el último 11 de novienbre  ya dijo ( estar “mu quemao,  y que a lo mejor hacía un sindicato de santos, que le liberasen y a comer marisco  como  corresponde, y no todos los días de menú maná y los domingos cabello de ángel, que acaba uno hasta los cojones de ser bueno,” dijo amargamente).

Porque estos tragaaldabas ahora devoran al corderito de Norit, pero al paso que van, en breve  se servirán el bicho al tiempo que cae la placenta  de la cordera asegurándose así que no solo no pruebe, sino que ni siquiera pise la hierba el pobrecito. Y craso error, amigos, porque en Portugal…y aquí llegamos al nexo de unión con la receta de hoy, han demostrado desde  mucho antes de que a Viriato le empezaran a caer gordos los romanos, desde antes que  más o menos el vino dejara de saber a vino, o incluso desde cuando la primera cabra tiró para el monte, que como están ricos de verdad los bóvidos de la subfamilia caprinae, es justo después del tercer reenganche como mascota en el tercio  Ambrosio de Spínola de la legión española. Así tal cual, con tatuajes de “amor  caprino”, que le da más garantía y empaque. Y es que los dos principales ingredientes de la chanfana son, el vino sincero, sin estridencias, y el cabrón o la cabrona,  y no solo las del tercio, no, que va, hay muchas ….la de los gitanos que se sube a la escalera a ritmo de organillo y trompetilla da buen resultado también.

Lo que es una cabra madura …y no digo MILF porque se trata de cocinarla, no de follársela. ¿Véis?, si es que así no se puede, joder, siempre pensando en lo mismo. …buah, …a ver, qué duda cabe que, en España, la gran proliferación de sindicatos por un lado, y el mezclar las paparruchas animalistas con la ideología de género por el otro, han acorralado al macho cabrío de tal modo que la cabaña caprina nacional se ha resentido considerablemente. Tú vete al súper e iintenta encontrar un cordero …no digo ya que tenga la carne color tintorro de Calasparra , no, intenta encontrar una cabeza en la que tan solo se adivinen las pequeñás protuberancias de lo que llegarán a ser unos inmensos cuernos bien llevados, con gallardía, y es que ni de coña encuentras. Tampoco si recurres a la importación lo encuentras, porque lo que traen de Nueva Zelanda o de Australia bien puede tener 15 años, sí, pero lleva 14  años y diez meses congelado, asi que estamos peor aún.

Los que hayáis llegado hasta aquí, y tengáis ganas ya de una puta vez de conseguir la receta, pues deciros que muy mal, que esto no funciona así, que lleva su tiempo, el mío y el tuyo también, por supuesto. Eso si quieres hacer una chanfana como Dios manda, sino… a mí plin.

Hagamos primero una restrospectiva histórica para entender bien la idiosincracia de la chanfana y su importancia en el devenir de los acontecimientos que desembocaron en el Congreso de Viena  en 1815. Sisisisi, toda piedra hace pared, y la chanfana no es que hiciera pared, es que hizo las líneas de defensa de Torres Vedras, sin que el amomao del Duque de Wellington llegara ni siquiera a sospecharlo.

Llegamos al punto en el que hemos de hablar del Mariscal André Massena, el hijo de la Victoria. Tuvo su  cenít en Marengo,  cuando Monsieur Durand, el chef de Napoleón, se las ingenió para levantar el ánimo del Emperador, compungido por la más que probable derrota, cocinándole un puto pollo que estaba tan bueno que consiguió revertir la cara del Emperador y el signo de la batalla, de ahí el famoso Pollo a la Marengo, pero eso es otra receta.

Después de Marengo, Massena cayó en desgracia, no  porque se molestara porque el Emperador se triscase él solo el pollo, a cara de perro*, sino porque fue incomprendido y justamente acusado de saqueador de poblaciones y de corrupción por la mayoría de soldados y correveydiles que desconocían que el pobre lo que sufría realmente era una patología muy severa y a la que hoy en día se le considera incurable. Un subtipo de TOC  que se muestra como una grave imposibilidad para desprenderte  de todo lo tuyo, y que te hace considerar tuyo pues .hasta donde la vista te alcanza,  que te hace olvidar si lo tenías de antes, si lo encontraste en ese momento, y por supuesto si le pertenecia a otro o tenía dueño.

A Napoleón no le gustaban esas pamplinas y lo diagnosticó como tener la cara de cemento armao, así que  lo destituyó. Seguro que  muchos de vosotros lo sufrís, ¿a que sí?…que os gusta mucho ir al chino y comprar chuminadas, llenar la casa de chiriflorios hasta no encontrar la cosas, ni saber entre que capa del montón están. Pero os sentís incapaces de deshaceros de, por ejemplo este objeto que tengo yo en la mano ahora y que no sé si es un silbato o una pinzas de sujetar las bolsas de las legumbres…si es una pinza silbar silba, lo guardaré.

Lo que diferenciaba a Massena de la mayoria de vosotros es que él se apegaba mucho a las obras de arte, y que actuaba más que como saqueador, como un funcionario de hacienda que hace listados de lo que los operarios se tienen que ir llevando…bueno , lo mismo es. Digamos que tiraba mucho del pronombre demostrativo,” esto”, esto otro, “aquelllo”, lo de más allá,” acuyá” y “eso” tambiém…..porque del posesivo solo sabía …”mio”. El caso es que los trenes de artilleria tenían que dejar las balas para llevar las  pertenencias de Massena, y eso al Sire , que era artilllero, no le gustó pero que ni un cristo.

 

Aquí vemos a Massena, sorprendido por el pintor a traición, mientras se llevaba lo que claramente parece ser una especie de palo de churrero, que para qué cojones lo querría, diréis pero es lo que tiene su TOC, que no lo sabe ni él. Pero observen, observen, esa  cara y ese disimulo con el que nos quiere hacer pasar el palo de churrero por un bastón de Mariscal. Buen intento, Andrés, pero vergonzoso.

 

Bueno, para que os hagáis una idea….¿habéis visto esos tíos en USA que acuden a las subastas y acaparan a lo bestia?…Pues eso es lo que le sucedía al pobre Massena. Napoleón lo mantuvo apartado de cualquier mando 9 años, hasta que en 1809 luchó en Aspern, Essling y Wagran, para en 1810 ser designado como comandante del ejército destinado a expulsar a los ingleses de Portugal. Y ahí sí, porque no se puede hablar de  chanfana hasta que no entremos en Portugal, no? bueno, la próxima entrada voy a hacer una chanfana que lo váis a flipar, chavales.

¿Véis de lo que hablaba?, a este carnero lo achanfanaba yo bien achanfanao, pero claro, si se entera el mono no me queda  España para correr. ¡¡¡Vaya cara de mala hostia tiene, el cabrón.!!! El cabrón del mono quiero decir, el jinete.

 

* Ese hecho ya no sorprendía a nadie, porque en 1798, después de lo de que 40 siglos les contemplaban, y dar leña a los mamelucos, Napoleón se metió en una de las pirámides  a tomar la sombra y se encontró con Champollion y otros científicos que se disponían a analizar vía oral unas tinajas de vino  allí presentes. Napoleón comprendió rápidamente la imporancia de ser el único ser humano que ya para siempre y  en todos los tiempos  pasados y venideros, ….se iba a triscar un vino de, vete a saber , mínimo cosecha 2000 antes de Cristo. Así que los hizo salir, y se quedó solo temblando de emoción antes de catar un Ra Amon Bilbao de esa añada….. Cuando entraron los científicos observaron compungidos como lo que no bebió lo había arrojado a la arena….y por puro interés científico le preguntaron….–Bueno, Sire, y ¿qué tal estaba el vino?…..–De putísima madre….acertó a decir, mientras se agarraba la barriga con la palma de la mano, así, como con malestar.  Desde entonces se cree que fue cuando adoptó esa postura suya  tan peculiar con la que se le ha inmortalizado tantas veces. Pero ojo al dato, y que mi tono distendido no os haga caer en el error de no creer, porque salvo lo de San Martín, que puede ser verdad , aunque uhhmmmm, un poco compli cado lo veo, todo lo demás es rigurosamente cierto. Así que Napoleón debería figurar en el libro Guinness de los records por muchas cosas, pero esta del vino, no se la baten en al menos 3000 o 4000 años, ni  con sulfitos ni nada. Bueno, a Nadal en Roland Garros …ni en 5000 años.

a ver si lo configuré bien y se puede comentar, que por lo visto no se podía