127 años no es nada

3 de noviembre 1893. Parece muy lejos en el tiempo, pero mi abuelo estaba en el vientre de mi bisabuela cuando tuvo lugar el mayor desastre de la historia de España, me refiero a desastre fortuíto…no, a desastre….bah, mejor me callo, cosa, el callarse, que se hizo de tal modo que le costaría creer a cualquiera en la actualidad que el número de muertos fue de 590 y que los heridos se contaban por miles. Y que al menos 200 de los fallecidos sobrevivieron no se sabe cómo a la explosión, para ver que un enorme hongo de fuego se iba convirtiendo en una inmensa pirámide invertida de color negro que alcanzaba el kilómetro y medio de altura. Aterrados, los santanderinos que no estaban en el muelle miraban al cielo sin entender qué era aquello. Fueron sacados de su ensimismamiento por la chatarra incandescente que llovió sobre ellos cuando la pirámide de fango estaba todavía formándose y ascendiendo, antes de que se hiciera de noche por momentos, ignorando que todo el agua mezclado con la basa y el fango de la bahía, se cernía sobre sus ya cuerpos maltrechos. 200 al menos murieron entre un mar de fango, ¡¡ahogados!! en el puto centro de la ciudad. Con el fango buscando su lugar natural, iban arrastrados los trozos irreconocibles de los que habian muerto un minuto antes, y en ese lodazal de varios metros de altura pugnaban por escapar los que quedaban con vida. Atrapados, iban deslizándose lentamente hacia el lugar donde antes había estado el mar.

Ni siquiera los habitantes de la ciudad son conscientes , los que conocen el hecho digo, de la magnitud de lo que ocurrió el día de la explisión del vapor Cabo Machichaco.

El desastre de Annual es de otro tipo, aunque en el trasfondo tiene cosas en común. Y digo que parece lejano en el tiempo, pero si mi abuelo estaba a punto de asomarse al mundo es que no hace tanto tiempo, pues recuerdo perfectamente a mi abuelo, que por mala suerte estuvo en todas, como Forrest Gump.

     Fue sorteado para el quinto en el año 12, y para una vez que le toca algo, le toca ir a Melilla.´Así que dijo…”Sí, espera un poco, y se gfue en el primer vapor que saliese y que hacía la travesía Santander -La Habana.

Más de 20 días mareado, en 3ª clase, como Di Caprio, durmiendo en su propio vómito, deshidratado, viendo como se llevaban a los muertos todos los días y soñando con chocar contra un Iceberg , o alguna mina perdida que le echara al fondo y ahorrarse sufrimientos.

La naviera a la que pertenecía el Cabo Machichaco era la Ibarra, o vasco-andaluza, que también tenía liinea Santander -La Habana

Sí, técnicamente desertó, pero por eso estoy yo aquí, porque si llega a ir a Marruecos yo me quedo sin abuelo, y él sin descendencia. Tiene razón Emilio Duró cuando dice que somos descendientes de aquéllos que cuando hubo que ir a luchar, se dieron el piro. Pero me sabe mal, no por patriotismo ni leches, que estaba cantado que iban al degolladero, -como se demostró nueve años después en Abarrán y en Annual- , y no les daban ni un puto Mauser asturiano en condiciones, ya que los que disparaban se los vendían a las cábilas, que pagaban bien. Eso lo hacían los mandos los primeros , pero también el soldado raso al que le daban uno que funcionase. Se quedaban con el hierro para hacer instrucción y las guardias, y vendían el bueno. Y no vayas a reclamar después al maestro armero, que estaba en el ajo. Algo parecido está pasando hoy en día, que recortamos el gasto de defensa, nos quedamos con las escopetas de feria, mientras que los que hace menos de 100 años nos degollaban a placer, compran armamento de calidad, y el PSOE (siglas de Pedro Sanchez oe, oeoeoe) les le da 250 kilos en concepto y en base a yo qué cojones sé.  y nosotros, para más inri, les invitamos a venir en masa y les damos paguitas. Nuestros politicos nos venden, como los oficiles en Monte Arrruit vendieron a los 3000 de tropa, (supervivientes mezclados de los regimientos “San Fernando nº11” “África 68”, “Ceriñola 42” “Melilla 69” y algún ingeniero y pocos del batallón disciplinario, en total 3017 hombres) que en la rendición pactaron salvar su vida, pero no la de los 3000 soldados que fueron degollados nada más recibir la orden de arrojar a un montón la única mierda de fusil que tenían . Al menos así hubieran podido defender su vida, y no morir batidos en una carrera que no le sirvió al que más corrió ni para alejarse dos kilómetros. Eso sin contar los miles que habían muerto poco antes en Igueriben, Annual, y en tantas posiciones, para que esos pudieran retirarse hasta Monte Arruit.

Al fondo Monte Arruit, y algo más atrás del que hizo la foto continúan los cadáveres y sse entremezclan con los de los caballos del Alcántara 14 que fueron aniquilados para proteger la retirada a Monte Arruit de la tropa, …traicionada alli por los oficiales, no todos, ya, pero es lo que ocurrió. Solo tomaron prisioneros a los oficiales.
Entre los restos sin enterrar y el olor nauseabundo, se encontraron una fotografia que estaba intacta, y que decía al dorso…”Haga el favor quién lo recoja (si es europeo) remitirlo a la calle Divina Pastora 12, Sevilla, y decir que murió el original de este retrato, sargento de ingenieros, Francisco García Fernández, acordándose de sus hijos”

Me sabe mal, digo, si pienso en aquél que celebraba en la cantina de su pueblo el haberse librado del quinto, y se le aparece la pareja de la Guardia Civi ;¿Fulanito de Tal?..sí, que pasa…;Nada, que ha habido una defección y eres el siguiente en la lista, anda toma el petate y arranca a toda hostia que te fusilan por llegar tarde. Y tranquilo, que está la cosa calmada en el Rif.

Tranquilo mis pelotas, tranquilo estaba mi abuelo en Cuba. Aunque no tanto, porque de capataz en una mina de Camagüey, para dos españoles que eran , él y su cuñado, o el que hubiera sido su cuñado de haber sobrevivido al enorme piedrolo que le cayó en la cabeza mientras echaba la siesta, de una explosión controlada, normal, en la mina. Se conoce que no vio claro eso de la normalidad, ni que supiera que su excuñado no echaba siestas, así que como estaban buscando gente para ir a Panamá para hacer un canal, allá que se fue. Y que agradecido esté Fernando de Lesseps, que venía de hacer el Canal de Suez, ese prodigio de la ingeniería, pero en Panamá, si no llega a estar mi abuelo por allí, le hubiera quedado regulín.

Volvió con la malaria, y eso le llevó a aficionarse a la quina, porque si allí le daban quinina, aquí quina Santa Catalina. Recordaré siempre sus palabras.. “A tí te enderezo yo, es que te eslomo vivo”. Sé que su mayor deseo era meterme en un saco con unas piedras y unos gatucos para disimular, y tirarme a la ría, ¿un nieto?, mira, tengo 52, así queee) pero mi abuela lo impedia y además le decía, “y deja ya de hablar tanto al niño de que si Cuba, que si las cubanas y que si las narices mías, que le aturullas.

Pero dejemos a mi abuelo, que cuando lo del Machichaco era solo un embrión.Vayamos al año 1892, un año antes del pepinazo. Solo decir, que por aquél entonces el podium de los mayores estruendos acústicos era, se supone que el meteorito y en segunda posición la explosión del Krakatoa, que se oyó en África unas 9 horas después, asustando a los animales de la sabana, escepto a una hiena que se descojonaba de risa. En tercer lugar se situó lo del Cabo Machichaco en Santander. Luego ya vinieron los anglosajones a montar más ruido que nadie y ahora no creo que esté la explosión del Cabo Machichaco en el top 100 de estruendos. Pensaba que la gran mina que dio comienzo a la del Somme, al de La Boiselle hizo más ruído. Los ingleses, están orgullosos de la matanza provocada en los alemanes, en esa explosión murieron de 10.000 a 15.000 alemanes a la una, 15.000 alemanes a las dos, 15 .000 alemanes a las tres. Olvidan que en el siguiente ataque a la explosión de la mina fueron masacrados y tuvieron 56.000 bajas, 20.000 muertos. Irónicamente llaman a la mina de La Boiselle, “agujero de la gloria”. Es curioso, ellos dicen que es el mayor pepinazo de la historia, pero metieron 26 toneladas de dinamita, y en el Machichaco iban 52 toneladas, justo el doble. Lo de Beirut en 2020 fue 100 veces menos potente, dicho sea esto sin exagerar, porque exagerando fue como 200 veces menos ruidosa.

Cráter de la mina de La Boiselle. 30 metrtos de profundidad, 100 de diámetro y la mitad de dinamita que en el Machichaco. Lo de Santander es inimaginable.

Santander, en 1892, era una ciudad pretenciosamente considerada cosmopolita (como ahora), con una población que bajaba del 50% de analfabetos por primera vez en la historia (como ahora, bueno, saben leer pero no practican, y en cuanto a escribir …no digo que no sepan, pero tendría que verlo primero).

Se estaba creando por aquél entonces una incipiente burguesía que llegó a su momento álgido, quince años después, cuando la asociación de comerciantes de la ciudad aflojó el dinero para construir el Palacio de la Magdalena y regalárselo al rey, Alfonso XIII. Fue cuando se comenzó a instalar en verano una enorme cantidad de burguesillos que aspiraban a pillar por banda a Su Majestad y hacerle la rosca sin contemplaciones. Con el tiempo, su Majestad parecía un tanto reacio a venir, y si lo hacía, prefería pasar el tiempo en la Isla lazareto de Pedrosa y arriesgarse a contraer la tuberculosis, antes que soportar el terrible peloteo al que era sometido todos los veranos por aquéllos que ya hasta le llamaban “Fonso”;. Más adelante, dejaría la realeza de venir , sobre todo a partir del año 1931, que dejó de venir en seco. Pero eso es otra historia, que pertenece al periodo histórico que quiere sodomizar la ley de memoria democrática, así que vamos a esperar a ver como se escribe el pasado en el futuro, para que no nos jodan el presente.

Se alumbraban las farolas santanderinas todavía con gas, sin embargo ese año había sido sensación algo que poco después sería habitual y que a día de hoy lo sigue siendo. Como si de un espectáculo digno de ver se tratara, se presentó a bombo y platillo el archiconocido ” Arco de Volta”. Es una sociedad la santanderina que se apunta hasta a un bombardeo, siempre y cuando sea gratis. A día de hoy sigue siendo igual, y las playas se llenan por las noches cada vez que el ayuntamiento decide quemar el dinero de los contribuyentes entre explosiones de luces y de colores, cosa muy aplaudida por los santanderinos eso de ver esa tonteria infernal, todos agilipollaos, diciendo “…mira…ohhh , que lindo…ese fue gordo”. Como es gratis….así nos va, gratis…si..Un espectáculo que volatiliza el dinero de los santanderinos unas cinco veces al año, casi a la altura de Revilla regalando anchoas. Ciudad europea de la cultura , pretende ser. Los políticos se creen que les gusta, …pero es que no han probado otra cosa, solo les gusta lo que es gratis, jajaja, ¡¡pero cómo va a ser gratis ver cómo alguien quema “tu dinero”!!… almadecántabros.

Un año hicieron algo más por la cultura, y trajeron a una orquesta de Viena, , eso sí, solo para poner música a los fuegos artificiales. Así se dio una noche del siglo pasado en la playa del Camello la flipante “Música para reales fuegos de artificio” de Haendel. Yo, que estaba allí doy fe, el concierto muy bien, pero joder, se oia bastante mal porque a la misma hora, unos se pusieron a tirar cohetes y no pararon hasta acabar la música, oye. jajajaja

https://www.youtube.com/watch?v=gNX56RB3MEw

Enlace para “Música para reales fuegos de artificio”, de Georg Friedrich Häendel

Con el “Arco de Volta” en 1892, ya se vio claramente que los santanderinos gustaban de lo que sea que te deje con la boca abierta. Venia gente de toda la provincia a ver aquello que nadie sabia para qué servia, pero de la que se decía que iba a mucha velocidad y que si la tocabas te daba una hostia que paqué. La electricidad llegaba, no tan rápido como dicen y el espectáculo era ver un arco voltaico chisporroteando, cosa que no hacía mucha gracia, hasta que salía el típico valentón que decía.. ¿y esta mierda azul es lo que no se puede tocar?, entonces sí, entonces ya gustaba ver al abusón de toda la vida achicharrado. Pero salvo eso, era un espectáculo aburrido, y alguno comentó…”nada, donde esté una buena pirotecnia , alguna explosión, que retumbe bien…”…Ese vería cumplidos sus deseos, aunque de una manera un poco póstuma, – pues se desconoce si ves algo al tiempo que te desintegras-, el 3 de noviembre de 1893, ya que la gente se congregó en masa en el muelle para ver gratis las evoluciones de los bomberos mientras trataban de mitigar el incendio que se produjo en la bodega del Cabo Machichaco. Solo hace falta un poco de humo para que el santaderino vaya a verlo y no se mueva de allí hasta que explote..

En el año del desastre, reinaba en España Alfonso XIII, con siete añitos, y como presidente estaba Práxedes Mariano Mateo-Sagasta y Escolar, que a falta de nombres, era masón grado 33, Gran Maestre del Gran Oriente de España. Doy este dato para los que aún creen que las desgracias vienen solas, o que el desastre de Santander no tiene nada que ver con el Grito de Baire, aunque solo sea por el hecho de que lo retrasó un poco. ¿Que qué insinúo?, vamos a ver, …las probabilidades de que un barco cargado de dinamita entrase en el puerto de Santander eran ninguna, ya que no los dejaban pasar más allá del antiguo fondeadero de la Magdalena, o al fondo, en Raos. Además si las autoridades supiesen de qué iba cargado, la cabeza del presidente de la diputación provincial no hubiese aparecido en Cueto, a varios kilómetros, ni Santander se hubiese quedado sin toda la plana municipal, excepto el alcalde, que sobrevivió, a trozos, pero sobrevivió. Las probabilidades, decía, se complican aún más si tenemos en cuenta que de los 1.400 barcos que anualmente amarraban en el embarcadero del muelle de Maliaño, ninguno antes había tenido un incendio. No hace falta hacer un cálculo de probabilidades para saber que tienes más posibilidades de que te parta un rayo a las cinco en punto de una tarde de jueves soleada en un año bisiesto, que las de pasar a engrosar la lista de los casi 700 muertos del desastre. Sin embargo, ocurrió, ¿porqué?…no espere nadie encontrar aquí la respuesta, sino más preguntas, si acaso.<br>No hubo una investigación seria, tal es que así que unos años después, cuando se procedió a sacar unos restos que aún quedaban del barco de una manera subrepticia, como quién no quiere la cosa, no vaya a ser que se hable de ello…pues hubo una pequeña explosión en la que murieron cuatro buzos o bomberos. ¿hacia donde tenía pensado realmente ir el Cabo Machichaco?, hacia donde es una pregunta retórica, me lo pregunto a mí más bien, ya que puede ser que estaba donde tenía que estar en el momento de la explosión, o simplemente que no llegó a su destino X, ya que es imposible que su destino fuese donde habituamente iban otros “Cabos” gemelos. En la siguiente entrada contaré los hechos, pero no diré nada de la versión oficial, que se cimenta en el cúmulo de circunstancias adversas que comenzaron por obligar a hacer cuarentena al barco en la Isla de Pedrosa por un brote de cólera, y de ahí pasó al muelle. Pero todo eso y mis cojones 33, como el grado de Sagasta.

Pero para cúmulo de circunstancias adversas, para desgracia, para desastre de la humanidad, lo que tendremos si hoy, Mr Trump, no repite mandato y el pelele de Biden se hace cargo. Si sale mal la cosa , que avisen cuando bombardeen en algún lugar para que algún santanderino pueda ir y ver el espectáculo. Eso sí, gratis.

a ver si lo configuré bien y se puede comentar, que por lo visto no se podía