Una propuesta para humillar a España

A continuación, un extracto traducido.

Yo, humildemente propongo al Gobierno enviar, a principios del próximo Octubre, ocho buques de guerra con cinco o seis grandes transportes, cuyo total de unidades muy bien podría conducir 2.500 hombres preparados para desembarcar en cualquier momento y atacar, o más bien tomar Buenos Aires, que está situada sobre el Río de la Plata. La boca del Río de la Plata está situada a los 35º de Latitud Sud y la ciudad de Buenos Aires se halla en la ribera Sud del río, en un ángulo de tierra formado por un pequeño riacho llamado Río Chuelo (Riachuelo). No tiene otra fortificación para su defensa, que un pequeño fuerte de tierra, rodeado de un foso, que monta 18 ó 20 cañones; la ciudad contiene unas 500 casas habitadas por un pueblo muy rico, que ha sido tan feliz, como para no haber sido atacado por ningún enemigo desde que se estableció, lo que se debe a que está situado fuera de los caminos de todo el Mundo.

La fertilidad de este feliz país excede lo creíble. Sus ricas llanuras, que son las mayores del mundo, de cincuenta y algunas de 60 leguas de circunferencia, están tan cubiertas de ganado que no pueden creerlo sino aquellos que lo pueden ver.

Esta corta descripción demuestra, suficientemente, la generosidad, tanto de su clima como de su suelo y estoy persuadido que puedo fácilmente probar, que la situación, en relación con el Comercio de esta Nación, es de la mayor importancia y que ningún lugar o País bajo el cielo, es tan capaz de aumentar el comercio y la riqueza de Gran Bretaña y esto puede ser innegable por argumentos que son evidentes por sí mismos. Corre una noble carretera de Buenos Aires a la Provincia de Los Charcos (Charcas) donde se encuentra Potosí y las más considerables minas, y como esta Provincia es la más al Sud de todo el Reino del Perú, es una consecuencia, que toda Sud América, puede ser provista de géneros y mercaderías de toda clase que desee, por este camino, infinitamente más barato que cualquier otro en uso.

Cuando se haya hecho esta adquisición, no habrá que temer el procurarse habitantes, porque habrá más ocasión para usar el freno que la espuela. La posibilidad cierta de enriquecerse, la abundancia y la salubridad del País, serán tan incitantes para un pueblo empobrecido por una larga guerra y deseoso de comerciar, que el País se inundaría infaliblemente de habitantes, de un golpe. Pero debe procurarse observar un mayor orden en la ocupación de este País que el que hasta ahora hemos practicado en nuestras colonias de América.

Al poblar Buenos Aires, aconsejo a mi país seguir la política de los turcos y hacer que el pueblo tenga tierras en la misma forma de posesión que sus Timariots, que sólo puede dejarse a los herederos manteniendo el contrato original, que exige el estar listos a concurrir completamente armados al punto de reunión que se indique y servir donde y cuando el gobierno le requiera.

Esto obligaría a nuestros verdaderos enemigos a respetarnos y esto nos llevaría a una superioridad y a una autoridad duradera .

Categories: América, Historia, Politica

a ver si lo configuré bien y se puede comentar, que por lo visto no se podía