Manual de modos y maneras en bodorrios y banquetes

Desde hace ya bastante tiempo tenía yo la intención de hacer un, digamos, un manual de modos y maneras y de buenas costumbres en la mesa, y bueno, ardua tarea es, sobre todo si tenemos en cuenta que eso ya a nadie le importa hoy en día, con la llegada del móvil a nuestra vida cotidiana. Hoy en día, en las academias de hostelería se empeñan en seguir suspendiendo a los alumnos por no saber si la cuchara va a la izquierda o a la derecha, cuando todo el mundo sabe que va en la mano en la que no tienes el celular. Así que si a alguien le parece este manual un tanto anticuado, solo decirle que si fuera moderno no sería manual, sería automático.

Comencemos….

Primero, no llegar el último a la mesa, …si has jugado a las sillas musicales ya sabes de qué hablo, de lo contrario te ocurrirá como a Peter Sellers en “The Party”, que te sentarás en algún cajón flamenco.

En la foto, Carol Wayne con Peter Sellers

Carol Wayne con Peter Sellers, jajajaja, no digo nada porque me parte the party

Si no te han señalado el sitio en la mesa y hay señoras, no seas bobo, usa la visión periférica, déjate llevar por el instinto y colócate junto á la más guapa, y si no sabes o hay duda, ya sabes, “ante la duda, la tetuda”.
No comiences jamás a comer antes de que haya manjares en la mesa, pues no está generalizado entre los comensales de buen tono el ir a la cocina y meter dedo o cuchara en el perolo en aras de la impaciencia, o como haces indefectiblemente en casa de tu madre. No,…. conviene esperar.
Tampoco deberías llevar fiambreras con algo de picoteo, …aunque mira, por otro lado ahí tienes una excusa perfecta después para llevarte las sobras si es que las hubiera. No pasa nada, si alguien pone mala cara, que la pondrán, dices o les hablas del “Discurso del aprovechamiento de las sobras” de Angel Muro, y quedarás como un Carpanta, eso sí, pero un Carpanta ilustrado.
No dejes de ofrecer entremeses a las señoras, por la razón que veremos más adelante*.
Si vas embalado y cometes una torpeza gorda por la cual una señora te regaña en públco, lo mejor para salir del paso es dar las gracias, y decir que su comentario es lo bastante agrio a falta de aceitunas o encurtidos, lo cual es amargo siempre, y ya se sabe lo conveniente que es empezar a comer con algo amargo por vía de aperitivo, por aquello del calentamiento global del motor gástrico-intestinal…(.pfsss, si cuela, cuela). , y así puede uno recuperar la compostura y volver a la carga, esta vez con más cuidao, cojones.
Si uno de los entrantes fuera “Riñones al Jerez”, pedir los riñones por un lado y el Jerez por otro, a ser posible Palomino bien fresquito.
Respecto a la colocación de la servilleta, no sé qué aconsejarte, porque conozco distintos pareceres. Todo lo que no sea limpiarte los morros con las mangas está bien..Si usas corbata se puede utilizar discretamente el dorso de ella, así con la grasa se queda pegada la corbata a la camisa y podremos entonces precindir del alfiler de corbata, que usaremos como mondadientes una vez acabada la pitanza.
*Si la señora de la izquierda, (suponemos que has hecho los deberes y te has sentado entre las dos tías más buenas) te echa miradillas, no estaría de más que la espetaras….quiero decir, que la preguntaras, mejor….¿no come usted entresemes, señorita?, A lo que ella responderá, si no es tan señorita, (si lo es, ni nos interesa, ni responderá) ….-No se dice seme, se dice mese…..La respuesta está entonces clara…..”pues mese está poniendo dura, toque, toque”. Y aquí triunfas, ….o te toca, o te comes un chuletón de kilo doscientos.
Si te apetece repetir whiskazo, pero el camarero hace rato que se hace el orejas contigo, se puede recurrir al clásico de …¿Ha llegado ya Thomas?.,…..cuando diga ….¿Qué Thomas?…..-Un whisky, gracias, y otro para la señorita…..decir esto último señalando a la vieja de enfrente, así no hay duda de que lo trae y tampoco ella tendrá tiempo de decir…no bebo…..porque si hace falta, beberá.

Consejos importantes que doy que a mí, al menos, no me sirven:

-Primero y básico, si la comida consta de dos o más entradas, tendrás que hacer dos o más salidas previas, por ejemplo, al baño a ponerte fino. Has de tener en cuenta que te darán la entrada a pesar de llevar dentro más de una hora, así que por eso digo. Además, es de primero de Etiqueta, el que “no hay entradas sin salidas”, y si no hay “salidas”, a ver quién es el guapo que pone una pica en Flandes. 
-Ojo, si al llegar e iniciar tu sistema de visión periférica, solo vieras tías, pero ninguna buena, sal de allí pitando, no preguntes, enrolla un papel como si fuera un periódico, y corre. Ya si lo acompañas diciendo….”eh, toro, eh toro, “, lo bordas y a nadie le extrañará tu prisa. 
-Otra cosa: si te dicen que vas á tomar el sorbete detrás del asado, dí que lo ves complicado y que prefieres tomarlo donde estás, si no les importa!.
-No pedir a grito pelado en un restaurante “sal gorda”,… si la camarera está pasada de peso mejor pedir “sal de mar gruesa”, no sea que además de no salir, entre y te arrime dos hostias.
-Si te preguntan si te gusta el ajo, dí que sí, pero con una chuleta debajo.
-Si te preguntan si el señor prefiere la carne o el pescado, no te calientes, no te están tirando los tejos, o sí, vete tú a saber.
– Gambas Orly, para que parezcas cedro del Líbano y no tarugo de avellano, son gambas a la gabardina. Para no olvidar esto recordar a Jacques Tatí en “Playtime”

screenshot_4
Tatí, y su gabardina, llegando a Orly, …menudo un gamba, genial

Sellers bailando con Nadeau 

El saxofonista, el que suena, no el que se ve, es el fantástico Plas Johnson, el mismo de Pink Panther Theme, el tan conocido por todos …tema de la pantera rosa.

Un trocito de Trafic, de Jacques Tati

Por si quedaban mamíferos que no conocían a Tatí, pues equilicuá. Si el no le puso apenas palabras no lo voy a hacer yo, baste decir que los perros ladran al ritmo de la música, y todo suena al ritmo en sus películas, aunque no haya música.

Ah, Tatí es el de la gabardina Orly, jamás se la quita, si se le ve con otra ropa es que lleva la gabardina por debajo, hasta en la playa. jajaja

Aquí dejo algún enlace para el que quiera ver The Party

The Party (1968) Blake Edwards

Y ahora una de Tati, “Mi tío” (1958), está en francés pero apenas hablan, y lo poco que hablan se entiende perfectmente

 

a ver si lo configuré bien y se puede comentar, que por lo visto no se podía