Directorio Moral de Francisco Echarri .-1ª Parte

“La moral es un arbusto que da moras”

Gobernador Carmelo Vargas, (Damián Alcázar )

“La dictadura perfecta” (2014) Mexico, – Luis Estrada

Me va a resultar muy difícil abordar el Directorio Moral del Padre Echarri y hacerlo pues como a mí me gusta, esto es …echando unas risas, viendo el lado cómico que todas las cosas tienen y más aún cuanto más objetivo y certero eres, ya que de otro modo sería una payasada inaceptable. No. Pero aunque la primera vez que leí el directorio moral de este pájaro, –lo recuerdo perfectamente aunque ya pasaron 15 años, pues estaba con Tomi en una bodega de Maliaño y entre jamón y porrones de vino nos quedamos allí como cinco horas, riendo a esgaya, bebiendo vinorro y con auténtico dolor abdominal, lo que se dice partidos de risa– fue a la mañana siguiente de encontrar por ahí los dos tomos del Directorio en bastante buen estado, y segunda edición, encuadernados en piel de ternera e impresos en  Murcia en el año de 1780.

Screenshot_11

Fue el segundo tomo el que casi nos tronza. Sobre el primero no me voy a referir apenas, ya que es una divagación o preparación del terreno de tono ascético y mucho latinejo en la que el fraile trata de anular nuestra capacidad de discernimiento para que después nos traguemos el segundo volúmen que es el verdadero quid de la cuestión   …..la justificación o la correlación de los delitos con las penas. Bueno, lo estoy diciendo como si el Directorio Moral fuese destinado a los laicos, y nada de eso…digamos que era más de uso interno. De tal modo, todo delito tiene su pena o penitencia por lo que todo, absolutamente todo, desde el pecado nefando, contra-natura, al animalismo, bestialismo, o al estatuismo, sobre la necrofilia, el estupro, la molicie, la sodomía, la aberración, la impudicia, la delectación, el turpiloquio, todo, repito, todo se paga o bien con flagelo*, o con el cilicio**, o con ayuno, o con meditación o con la oración. De tal modo quedaba limpia su conciencia y en paz con con su Dios, que podían recaer a diario en sus vicios, y creerse con la suficiente autoridad moral para juzgar a  los de oficios más mecánicos”, como dice Echarri refiriéndose a la gente que se gana el pan trabajando, esas pequeñas bestias que  no distinguen entre el bien y el mal y que por lo tanto son incapaces de alcanzar virtud alguna”.

Pero hoy en día, como que no me da risa alguna ver como este “apagafuegos”  pone todos sus conocimientos de hermenéutica, de teología ascética y su indudable prestigio como tal ,al servicio de obispos, clérigos y doctores de la iglesia menos virtuosos que él. En cualquier caso lo que intenta justificar es tan desmedido e indefendible que no nos hace falta conocer la hermenéutica ni ser doctos en teología para que con una simple mirada entre lineas de cuaquier representante de los trabajos más mecánicos que haya, o cualquier zascandil …o cualquier labriego analfabeto, serían capaces de darse perfecta cuenta de que esas delicadezas no eran ni de lejos dirigidas a ellos, sino que tenían como principal objetivo aliviar la conciencia del clero secular ,y que esos impulsos, digamos, eran más rutinarios y extendidos …que ocasionales o puntuales . Por el momento vamos a dejar tranquilos a los del clero regular, que son los que profesan la regla. los que han hecho votos, y que encerrados entre sus cuatro paredes, lo que allí hagan ….que con su pan se lo coman.

Advierto que lo que aquí váis a leer muchos ni lo imaginábais, y todos sin excepción pasaréis de la risa incrédula a la fría comprensión y los tibios pasaréis a la militancia activa en contra de esta plaga que ya ha durado demasiado. Me recuerda ahora a la Vida de Brian, cuando Jesús predica….”Bienaventurados los mansos porque ellos heredarán la tierra”….y dicen ….  .-“qué ha dicho?”  (M. Palin)…  .- “Que los gansos heredarán la tierra” contesta  Terry Gilliam…. .-“si te callaras , narizotas, se entendería..”(Eric Idle)..  Pues eso, yo creo que los gansos tienen más posibilidades de heredar la tierra que los mansos. Seamos gansos.

En la segunda entrada sobre el Directorio Moral del padre Echarri, entraré a saco sobre algo que, si habéis leído lo anteriormente escrito,  no podrá haberos producido otra impresión que la de …extrañeza…Os habréis preguntado sin duda…¿y qué cojones es eso del “estatuismo”?  Pues  lo sabremos, y el enfoque real no es plato de gusto, ya lo aviso.

“Declina a malo , & fac bonum”  (Ut iam peccare te, si)

“Apártate del mal y haz el bien”  (que ya peco yo por tí, si eso)

 

El flagelo, es una punta, generalmente de bronce, que así pesa más, y que se colocaba en la punta de una cadena o de una cuerda. Solía ser de forma irregular para infligir daño, o ya pretendidamente diseñados para los más avezados pecadores, porque esto es como el picante, que crea tolerancia y necesitas más y más. También podías añadir otro flagelo y otro, y otro, y así con los flagelos pluralizabas también el daño.

cats

Me tomé una pequeña licencia con la figura 3. En realidad no es propiamente un flagelo. Se trata de un candil etrusco, pero tiene la ventaja de no crear mucha tolerancia.

 

**  El cilicio, puede ser el jefe de los piratas que secuestró a César y que entabló una buena relación con él, hasta el punto que cuando César supo la cantidad que pedían como rescate, que ascendía a 20 talentos, se le ofendió la “dignitas”. Le exigió al cilicio que pidiera al menos 50. El cilicio, que le había tomado cariño a César se puso casi a hacer pucheritos al ver tan hermoso gesto, pero César  le dijo maso….”no te emociones, yo te prometo que tan pronto llegue a Roma no descansaré hasta crucificaros a todos en la via Apia, y respecto a tí, en particular, daré la orden de que no se te quiebren las rodillas”….El cilicio se estremeció, y seguro que pensó….nah, está de coña….

     El hecho de que no te quebraran las rodillas al crucificarte era la mayor putada que te podían hacer ,  aparte de tener que leerte La Eneida, claro. Hasta el punto que cuando te ponían las piernas en un tablón y de un porrazo te las quebraban, entre los aullidos de dolor era muy normal oir en gente educada……”gracias, gracias”. Y es que la diferencia entre si te las quebraban o no era la de vivir unos minutos, o la de vivir días y no morir antes de que el cuervo que se te posó en el hombro se anime a picarte el ojo y luego continúe por las partes  más blandas. Si tenías la suerte de que te rompieran las piernas, la muerte llegaba rápido, ya que la dilatación de los pulmones, que se hiperinchaban y la postura descolgada que te bloqueaba el diafragma, unido a que no te puedes incorporar al tener las piernas rotas, te provocaba una hipoxia-anoxia cerebral de tres mil pares de cojones, o sea, que te axfisiabas como si te pusieran una bolsa de Carrefour en la cabeza. Estos romanos eran cosa seria a la hora de dar tormento, conseguir que el condenado te suplique que le rompas las piernas conlleva un grado de refinamiento tal , que ni en las checas de Stalin. Me imagino al mazero diciendo…¿Estás seguro?…Mira que esto te va a doler…..

En fin, que César cumplió su promesa al pie de la letra y el jefe de los piratas cilicios pudo sentir las punzadas de la envidia más cochina, al ver, justo antes de que le picara el cuervo, al resto de los piratas de la isla egea de Farmacusa  con las piernas tronzadas y ya fiambres……

“quae fortuna habetis, cornuti”  ….“Qué suerte tenéis, cabrones”

(La vida de Brian)  1979 -Monty Python)

Y no tuvo a nadie al lado que le dijera….”anímate, cilicio, ya sabes lo que dicen, algunas cosas en la vida son malas, verdaderamente pueden hacerte enojar, otras cosas pueden hacerte insultar y maldecir, cuando estés masticando un cartílago de la vida…no gruñas, solo silba, y eso ayudará a que las cosas terminen saliendo bien, y…,

Always look on the bright side of life

fiuuu, fiuuu, fiiufiufiufufufiu…

(La vida de Brian)  1979 -Monty Python)   

Pero no era ese zapato el que nos apretaba, ….por cierto, que unos tacones de diez centímetros sí que puede ser considerado como un cilicio, y sin embargo las mujeres se ven a sí mismas imponentes cuando los llevan, …qué cosas. El cilicio del que nos ocupamos era algo parecido a esos collares de perro que llaman…..”de adiestramiento”….

cats

 

Este en concreto se ponía como un cinturón y se ceñía con las cuerdas. Se llevaba debajo de la ropa, y convertía los quehaceres rutinarios en una agonía. Eso sí, hay de todos los tamaños, y te los puedes poner en la parte de tu cuerpo que prefieras, y recalco lo de “tu cuerpo”, porque ponérselo a otro mamífero es ya pasarse de castaño oscuro. La imagen de la derecha da un ejemplo de lo que es el lugar de colocación predilecto de la congregación de las  Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento.

 

CONTINUARÁ

 

 

 

 

 

 

a ver si lo configuré bien y se puede comentar, que por lo visto no se podía