Risas

Screenshot_2

Me río. Sí, me río de todo, me río de mí, porque formo parte de ese todo y me río de vosotros por el mismo motivo. Me río de los que casi estamos en esa franja de los cuarenta (yo lo estoy , casi, seguro que sí, cerca pero por encima) y hemos caído en esa trampa de darle más importancia al “me gusta” de un mamífero de cuarta , que a la persona que nos acompaña. Me río de la tan cacareada insobornabilidad y capacidad de los que no llegáis aún a los veinte, que nos presentáis a todos lo fantástico como real, y ahogáis el romanticismo proyectándolo hacia lugares en los que solo campa la vanidad. Me río de los amores eternos, sujetos a esa franja de cinco minutos que tienes si se tildó el celular, si se sobrecargó la red, o si simplemente te dio un apretón, o te quedaste sin batería. Me río de los abueletes de sesenta en adelante que tienen la obligación de quitarnos las cadenas que alegremente portamos, porque sencillamente, nos preocupa más el encontrar algo con qué combinarlas, que el hecho simple de hacer algo….y le quitamos hierro a la cosa añadiendo acero templado, porque les perdimos el respeto hace décadas y todos nos reímos de ellos y de todo. Me río de las mil y una maneras con las que disfrazamos la verdad, y ella se ríe de que a esos andrajos con los que pretendemos dulcificar su vista los llamemos, arte, musica,poesía, filosofia..No es fea la verdad, es horrenda. Es como esas inglesas que, como coyotes llegan en verano al puerto de Santander, con su blusa plisada acme para el calor, con unas transparencias grotescas en cuanto a lo que se intuye y con las pecas blancas sobre la piel aún más blanca, y los paletos prominentes de los cuales se sirven para hincártelos en el lomo y que no se escape la presa sin follar. Sí, tan fea es la verdad, y me río de ella y de que se piense que estamos tan desesperados por aquí como para follárnosla. Tan fea es, que los egipcios la cubrían con 70.000 velos para no dejar entrever sus imperfecciones y que si querías desenmascararla tenías que ir desvelando  uno a uno, velol a velo,  para afrontarla bajo la enigmática frase…”Yo soy todo lo que fue, ha sido, y será,y ningún mortal ha desvelado mi velo” .Me río de los 70.000 velos de Isis uno a uno. Me río de los egipcios y me río del Nilo, de las pirámides y de los ríos puestos de pie. Todas las artes se inventaron para ensalzarla y hacer más liviano a nuestros ojos esa realidad, …que es…. que es fea de cojones. Y es que a la verdad, no se la disfraza, señores, ni se la va desvelando poco a poco cual doncella, con más miedo que verguenza, y con boca como capullo de flor de pitiminí…A ella, a la verdad,  se la enfrenta directamente, mirándole a los ojos como cuando miramos la factura del consumo eléctrico o del gas, sin pestañear, y cuando aguantemos cinco segundos …a reirnos en su cara. Me río también, hasta de mi galletita, que no sé donde estará. Y ya, hasta me río de Janeiro y de Fevreiro, por  no tener entremeses.

Categories: Refunfuños

Tagged as: ,

a ver si lo configuré bien y se puede comentar, que por lo visto no se podía