Ay,… pena, penita, pena

De donde yo vengo. bueno, mejor dicho, en donde yo nací, se encuentra focalizado todo lo que sabemos hoy en día sobre la cultura del paleolítico superior hasta la edad de los metales. Y había una costumbre que se extendió por el tiempo, y que adoptaron los pobladores indoeuropeos, y que también se daba en otra serie de lugares sin conexión entre sí, y que era posiblemente de carácter global. La diferencia está solo en que es en la cornisa cantábrica donde se hallan las pruebas más evidentes.

María Carlucci da fe de 124 culturas indígenas ,solo en sudamérica, que a día de hoy siguen practicándolo.
Vivíamos, tal como ahora, en una sociedad fuertemente matriarcalizada, y la costumbre a la que me refiero es esta…Cuando una mujer iba a dar a luz, el que se metía en la cama era el hombre, tenía todos los síntomas  de que el parto era inminente. Sudores fríos, dolores, temblores,….La mujer hasta que aguantaba, le atendía, le cuidaba y cuando llegaba la hora se iba a una esquina a dar a luz. El hombre se ponía malo, posiblemente rompería aguas vaciando su vejiga, los aullidos de dolor tenían que ser bien claros para que toda la tribu escuchase. Cuando al fin, la mujer le entregaba el bebe al parturiento, este le rodeaba con sus brazos y establecían así el primer vinculo de amor sincero, y perdurable hasta la muerte.
¿que qué significa esto que estoy contando? Pues que somos todos, sin excepción y por naturaleza, promíscuos como ratas, y que el concepto de amor eterno está muy bien y creo y practico eso, pero por elección mía. No se puede confiar en quién te impone la monogamia.

Screenshot_9

 

Me explico, esa costumbre que se realizaba incluso ya dentro de la era cristiana, responde tan solo al hecho de que ellas follaban con todos sin problema, como seguirían haciendo, y que el bebé necesitaba un protector por pura necesidad de supervivencia del grupo tribal . Así que a todos estos tumblrs, twiters, blogs en general, que se pasan el día dando pena y postando frases del tipo…“eras feo, idiota y mequetrefe, pero eras mi feo, mi idiota y mi mequetrefe”…pues eso, que de la única cosa de la que adolecen es de que nadie les haya mandado a tomar por el culo de una puta vez , que es todo falso y que posiblemente viven una vida normal, con sus más y sus menos. Es solo el modo que tienen de atraer seguidores que  lo leen como si fueran palabras de una sacerdotisa de la sabiduría. No seáis capullos, además, en la mayoría de los casos, son sacerdotisos, cojones. Solo mirad el tiempo que lleva penando la misma gaita sin ningún cambio en su conducta. Pero si eso es más viejo que la orilla de la mar, “la princesa está triste, qué tendrá la princesa” ….y a mí qué cojones me importa……

Que me perdonen los que penen de verdad, pero vosotros enseguida buscaréis otra cosa, porque es natural no querer sufrir eternamente y porque somos así.

Categories: Ecos Sociales

Tagged as:

a ver si lo configuré bien y se puede comentar, que por lo visto no se podía