El gachetogachet chisporroteante

Screenshot_16

Este gachetogadchet de Heildelberg, chisporroteaba como mil demonios, y te daba unos calambrazos que te hacía ir más tieso que yo a mitad de mes. Cuando te lo quitabas, tenias todos los nervios de punta, y por fuerza de la relajación, te dormías como en un concierto de Pablo Alborán, y con los nervios destrozados. ¿Que te dormías demasiado y te costaba despertar?…nada, te le colocabas , esta vez en la cabeza, a modo de corona visigótica y vamos que despertabas, ibas a currar dando saltos y zumbando. Osea, después de haberlo experimentado fehacientemente y con rigor, en cabeza ajena, se puede decir que el cacharro funcionar, funciona, lo que pasa es que no lo sabemos utilizar con cabeza.
Total, por 12 pavos de nada.

 

No están aún tan lejos aquellos tiempos en la Edad Media en los cuales el señor le daba a la señora un regalito tipo complemento-accesorio, o cinturón-braguero,  que ella aceptaba intrigada, y en el momento en que se lo probaba y estaba a punto de decir…a mí esto no sé yo sí…zas, vuelta a la llave, y hala, a embarcarse en un crucero por el Mediterráneo Oriental con los amigotes de la cruz roja cosida en la túnica, que habían hecho lo propio con sus esposas.
Pero de lo que hablaremos se podría decir que fue ayer, aproximadamente entre los años 1880-1920. 40 años en los que se pensó haber encontrado la panacea universal, el remedio para todos los males que afectaban tanto al cuerpo como al espíritu. Tal como lo anunciaba Heidelberg Electric Belt…Para la debilidad en hombres y mujeres, agotamiento personal devolviendo la fuerza y el poder perdidos, trabajo cerebral, vitalidad, impotencia, reumatismo, ciática, cojera, espalda del ferrocarril, insomnio, melancolía, trastorno renal, enfermedad de Bright, dispepsia, trastornos del hígado , debilidad femenina, mala circulación, acción débil del corazón y casi todas las enfermedades y debilidades conocidas. La constante corriente eléctrica alterna tranquilizadora siempre está trabajando tocando los puntos débiles, construyendo el sistema, estimulando la circulación. Estamos hablando, claro está, del calambrazo y tentetieso, que era bueno para todo, para curar, para dañar, para gozar, para sufrir, para dormir, para no dormir, sustitutivo de todo, insustituible por nada…la inefable electricidad.
Fueron tiempos en los que se forraron muchos desalmados, comenzando por el gangster de Edison y siguiendo por Barker el achicharrador, Heildelberg Electric Belt, Hartford City Light Company, y como no, Horacio Echevarrieta, (dueño de los Saltos de Duero, del Ebro, Iberduero…iberdrola….masón, dueño también de la prensa  “liberal”, diputado, magnate naviero ,esto ya era antes del desastre de Annual)  que años después, en 1921 negociaría con Abl-el Krim la entrega de los cientos  de oficiales prisioneros en las cábilas del Riff, pidiendo como único pago al gobierno que se clausurase la línea ferroviaria Santander -Mediteráneo, dando así al traste con las aspiraciones del puerto de Santander de convertirse en el principal puerto del Cantábrico, y beneficiando al de Bilbao. Rechazó el título ofrecido por Alfonso XIII de Marqués del Rescate, por su labor de mediador. Se ve que le dijo al rey ….déjate de marquesados  y hostias de esas y mueve lo que te dije,  que los astilleros Echevarrieta están en Bilbao, joder, no en Santander.  Echevarrieta fue propuesto como mediador por el gabinete de Allendesalazar, también vasco, de Guernica, pues. Si es que el que piense todavía que la velocidad no tiene nada que ver con el tocino……

a ver si lo configuré bien y se puede comentar, que por lo visto no se podía